Sitio destinado al encuentro y unión, para obtener un ámbito de comunicación, difusión, debate y fomento para el desarrollo de la apicultura. Apicultura Uruguay.

Suscribete a Apicultura Uruguay y recibe las noticias en tu correo

Búsqueda de artículos:

ASAMBLEA NACIONAL DE APICULTORES URUGAUY 19 DE NOVIEMBRE 2016

martes, 19 de marzo de 2013

Sustancias toxicas PRESENTES en el Agua de OSE




El País consultó al biólogo Luis Aubriot de la Cátedra de Limnología de la Facultad de Ciencias sobre cuáles son los peligros de consumir agua con mal olor y la presencia de "algas" potencialmente tóxicas de la cuenca del Río Santa Lucía. En este video las preguntas y respuestas que todos nos hacemos sobre el agua que sale de las canillas.


http://www.elpais.com.uy/130316/ultmo-702973/ultimomomento/cinco-preguntas-sobre-las-algas-que-viven-en-el-agua/#.UUTnMq7cIE0.facebook

Para Luis Aubriot, investigador de la Facultad de Ciencias de la Udelar, hay indicios de que el mal sabor del agua potable detectado días atrás, se puede deber a cianobacterias.

«la mayoría de los episodios de sabor y olor en agua potable se deben a la generación microbiana de compuestos volátiles, fundamentalmente geosmina y 2-metilisoborneol (2MIB), que tienen olor similar a “tierra mojada” o humedad. Los mismos son producidos por diversos organismos, entre ellos bacterias filamentosas, actinomycetes y cianobacterias. Se los considera de muy baja toxicidad para los seres humanos pero con efectos tóxicos potenciales sobre otras especies. A pesar de que el tema ha sido muy estudiado en los últimos años, todavía existen dificultades en la predicción, tratamiento y control de estos compuestos. (...) Los umbrales de detección de geosmina y 2MIB en humanos son notablemente bajos (menos de 10 ng l-1) por lo que los seres humanos los podemos percibir muy fácilmente. Se ha propuesto que la detección de sabor y olor podría ser usada como indicador de la presencia de cianotoxinas en agua potable. Sin embargo, no hay evidencia de que exista correlación entre la presencia de toxinas y los compuestos que aportan sabor y olor. A su vez, la ausencia de sabor y olor no implica en absoluto la presencia o la ausencia de cianobacterias.» 

A continuación reproducimos la nota de El País

Luis Aubriot, doctor en biología e investigador de la Facultad de Ciencias en la sección Limnología, dijo que la potabilización del agua en Uruguay podría resultar cada vez más costosa en la medida que no se realice un plan de gestión para evitar que los nutrientes de las "algas" (es decir, los fertilizantes y restos orgánicos) lleguen a los acuíferos. Agregó que si bien no tiene información directa acerca de cuáles son los organismos que se detectaron en el Río Santa Lucía, por algunos indicios, como el mal sabor del agua potable -muy similar al del gamezán-, es posible que se trate de cianobacterias, lo que se conoce como algas verde azuladas. 

Para Aubriot, «es raro que este fenómeno no se haya dado antes; ahora está habiendo un aumento productivo de la cuenca, quizás un uso abusivo de fertilizantes, y también hay frigoríficos y tambos, e incide la propia ciudad de Canelones; todo ese sistema va a terminar perjudicando la calidad del agua, al enriquecerla en exceso con fósforo y nitrógeno». Según Aubriot, la misma realidad se ha verificado en zonas del Río Uruguay y del Río Negro, y también en lagos, por ejemplo en Carrasco, en las cercanías del Parque Miramar. 

El presidente de OSE, Milton Machado, admitió ayer en radio El Espectador que «es riesgoso que la cuenca del Santa Lucía sea «la única fuente» para abastecer al 60% de la población del país, y dijo que «hay que pensar en cuál es el diseño más adecuado para una nueva fuente». 

En cuanto a la toxicidad de las cianobacterias, Aubriot explicó que «es un tema muy complejo», que están estudiando en Facultad a través de varios proyectos que involucran también al Instituto Clemente Estable y a la Facultad de Química. «Es un asunto que está afectando el agua potable en todo el mundo. Estos organismos de los que hablamos, a veces producen toxinas y a veces no. Estamos estudiando qué factores estimulan la producción de toxinas. Puede suceder que los organismos crezcan, trasmitan un mal olor al agua, porque producen una sustancia inocua que se llama geosmina, pero sin generar toxinas. Y a la vez pueden aparecer otros organismos que no produzcan mal olor ni sabor, pero sí toxinas», sostuvo. 

La toxicidad de las mal llamadas algas, porque en realidad son bacterias de gran tamaño, en caso de invadir embalses de agua podría llegar a producir irritación de ojos, problemas en la piel, gastroenterocolitis o afecciones agudas que sobrevienen muy poco después del consumo. «En el mundo hubo casos de parálisis, muy parecidos a los que produjo la marea roja, y problemas hepáticos, más a largo plazo. En Uruguay tenemos limitaciones técnicas para poder medir y detectar muchas de estas toxinas, y estamos tratando de mejorar eso, junto al LATU», dijo Aubriot. 

En referencia a los antecedentes comprobados en Uruguay, el experto indicó que «hubo un caso de muerte de ganado en un tajamar del Interior, pero no se llegó a conocer la causa precisa; en un lago de Carrasco una perra entró al agua y a la hora y media quedó paralizada, se murió. El municipio correspondiente hizo cercar ese lago, porque incluso allí había gente que iba a pescar». 

Como otros especialistas, Luis Aubriot confirmó que la forma de contrarrestar el ingreso de las "algas" y otras sustancias al agua potable que llega a los hogares es el empleo del carbón activado. También consideró muy recomendable la colocación de filtros en las canillas de las viviendas. 

«Con el uso productivo que se está dando a la cuenca del Santa Lucía, la potabilización del agua va a resultar cada vez más cara y difícil. Es un tema de gestión que involucra a muchos actores, pero es urgente que la misma se realice para minimizar el impacto del ingreso de fertilizantes o de materia orgánica de frigoríficos a los acuíferos», concluyó. 

SI NO ACTUAMOS MORIREMOS MUCHOS EN LA RULETA GENETICA