Sitio destinado al encuentro y unión, para obtener un ámbito de comunicación, difusión, debate y fomento para el desarrollo de la apicultura. Apicultura Uruguay.

Suscribete a Apicultura Uruguay y recibe las noticias en tu correo

Búsqueda de artículos:

ASAMBLEA NACIONAL DE APICULTORES URUGAUY 19 DE NOVIEMBRE 2016

lunes, 21 de enero de 2013

Uruguay el gobierno aceptó lo que dijo la Dinama, pero decidió ocultarlo a la ciudadanía.


Lo tapamos con arenita
Escucha el texto Escucha el texto

Los ministerios de Transporte y Turismo ignoraron un documento elaborado por los técnicos de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) y desoyeron al director de ese organismo. La manipulación de información y la descalificación al organismo ambiental por parte de dos ministerios es un hecho inusual y grave.

Publicado el: 18 de diciembre de 2012 a las 07:55



A comienzo de noviembre No toquen nada (Océano Fm) informó que la Dinama constató la contaminación en arenas cercanas a la playa de La Aguada en La Paloma. Así lo aseguraba un documento de la Dinama, un visto que le había enviado a la Dirección de Hidrografía del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) donde se señalaron irregularidades en las tareas de mantenimiento en el puerto.
Había un documento oficial, pero ambos ministerios lo negaron.
No sólo eso, también ignoraron las declaraciones del director de Medio Ambiente, Jorge Rucks. “Hubo un vertimiento de arenas contaminadas en la zona vecina a la playa. Es una situación irregular”, dijo Rucks en No toquen nada el 8 de noviembre. Nunca se desmintió, pero el gobierno lo desconoció.
El tema desde el punto de vista de la Dinama siempre fue claro, como lo establece el informe de la División Control y Desempeño Ambiental el 30 de octubre de 2012: "el material que se está dragando para el mantenimiento del puerto de La Paloma no se corresponde con arenas limpias y se está depositando material contaminado con hidrocarburos en las cercanías de la playa de La Aguada”.
En lugar de reconocer la irregularidad, la División de Hidrografía, a través de su director, Jorge Camaño, armó un entramado de datos para confundir a los medios de comunicación y a la ciudadanía. Lo lograron: varios medios desmintieron a la Dinama sin hablar con su director Rucks y la oposición no abrió la boca.
¿Cómo hicieron este engaño? De una forma bastante sencilla y tonta.
Dijeron que no había contaminación del agua ni de la playa. Técnicamente esto era cierto. La Dinama constató contaminación en la arena; con la contaminación en la arena no se puede decir que la playa está contaminada, para eso se debe constatar contaminación en el agua. El tecnicismo es así. Pero la arena sí estaba contaminada y todos lo sabían. Sin embargo, jugaron a la mosqueta para ocultarlo y Presidencia lo legitimó con una nota en su página web.
En el raid de cuestionar a la Dinama, la ministra de Turismo y Deporte, Liliam Kechichian se animó incluso a dudar del método científico utilizado por los técnicos que comprobaron la contaminación. Kechichian dijo que no le convenció lo que hizo la Dinama porque fue un informe “ocular” y sugirió que no es un método “científico”.
Un mes después de negar y entreverar la información, de ningunear al director de la Dinama, Hidrografía finalmente respondió al visto de la Dinama y contestó la observación. Así lo confirmó Rucks.
Eso demuestra que el gobierno aceptó lo que dijo la Dinama, pero decidió ocultarlo a la ciudadanía.
¿Por qué el gobierno ocultó algo tan evidente? Es raro de comprender.
La contaminación no parecía importante. De hecho, se comprobó después en un estudio del Latu que había contaminación solo en la arena, que el agua no lo estaba . Si hubieran dicho en una breve declaración: “hubo un error, fue algo menor, se corrigió”, esto era una anécdota.
Pero lo que hicieron fue ignorar groseramente al Municipio de La Paloma, que fue el primero en denunciar la situación junto a la sociedad civil, y a la Dinama. Con el tercer nivel de gobierno es gracioso, el Frente Amplio creó los municipios, pero le sirven sólo si no alzan la voz, si no molestan. Ignorar a la Dinama parece más grave. Si los técnicos de esa dirección no convencen, deberían cambiarse. Lo que no se puede es convivir con la desconfianza hacia el organismo de control ambiental. No se puede gritarle a los argentinos que somos confiables en materia ambiental y al mismo tiempo ignorar el organismo en el país.
El armado del desmentido de Hidrografía y los cuestionamientos técnicos taparon una contaminación menor. Pero dejaron al descubierto que el gobierno está dispuesto a esconder información ambiental sin el más mínimo pudor.
Uruguay será natural, aunque sea a prepo.
Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.

SI NO ACTUAMOS MORIREMOS MUCHOS EN LA RULETA GENETICA