Sitio destinado al encuentro y unión, para obtener un ámbito de comunicación, difusión, debate y fomento para el desarrollo de la apicultura. Apicultura Uruguay.

Suscribete a Apicultura Uruguay y recibe las noticias en tu correo

Búsqueda de artículos:

ASAMBLEA NACIONAL DE APICULTORES URUGAUY 19 DE NOVIEMBRE 2016

lunes, 4 de junio de 2018

ECOLOGIA DE URGENCIA EN URUGUAY

Una síntesis mas que recomendable para tener una visión del real  problema Ambiental de Uruguay........



Los principales problemas ambientales del país comienzan a cubrir todo su territorio.

Un reporte en el marco del Día Mundial del Ambiente por Eduardo Gudynas en su columna en Montevideo Portal.


Estamos ante una condición que requiere medidas ecológicas de “urgencia” para enfrentar todo tipo de “enfermedades” por contaminación o degradación.

Asimismo, no siempre se entiende que los tres problemas que aquí se comentan, están íntimamente ligados. La estrategia de desarrollo que sigue Uruguay en el medio rural, apunta a un uso intensivo de los recursos naturales, con enormes aportes de químicos, y eso explica buena parte de la contaminación de suelos y aguas, y de allí la situación crítica de las grandes cuencas. Ocasiona otros problemas asociados que van desde el estrangulamiento de las colmenas de abeja a los problemas de deterioro de suelos. Y las áreas protegidas con las que contamos son insuficientes para asegurar la salvaguarda de nuestra fauna y flora. La situación es tan compleja que además se producen efectos sobre la salud humana (por ejemplo por las fumigaciones o por contaminación de alimentos) y en la economía futura (donde la erosión recortará las capacidades agropecuarias futuras).


Nota completa en: Ecología de Urgencia


miércoles, 2 de mayo de 2018

Consultor de FAO recomienda a Uruguay ordenar la normativa de agroquimicos

Uruguay debería agrupar la normativa de plaguicidas en una sola ley

Consultor de FAO recomienda a Uruguay ordenar la normativa e incluir la valoración de riesgo al momento de aprobar agroquímicos.

“Casi 99% de las muertes por exposición a plaguicidas ocurren en países en desarrollo, donde la salud, la seguridad y las regulaciones ambientales son más débiles”, explicó el jueves Arturo Correa, ingeniero agrónomo chileno contratado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) para hacer una consultoría en Uruguay. Las inequidades entre países desarrollados y subdesarrollados son grandes, si consideramos que la mayoría de los plaguicidas se fabrican en países desarrollados (75%) pero se aplican, mayoritariamente, en países subdesarrollados, según dijo Correa. Nada parece indicar que esto vaya a revertirse, al menos en lo inmediato, pero se están desarrollando acciones para minimizar su impacto.
Con el apoyo de FAO y del Fondo para el Medio Ambiente (FMAM), los ministerios de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y de Salud Pública (MSP) desarrollan desde 2016 el proyecto “Fortalecimiento de las capacidades para la gestión ambientalmente adecuada de plaguicidas”, que culminará en 2019. Correa asesora, justamente, en el tema plaguicidas, y participó el jueves en la charla “Perspectivas en la gestión de químicos a nivel global”, organizada por FAO y el programa de Medio Ambiente de la ONU, con el apoyo del MVOTMA.

Sustancias a controlar

La actividad no sólo trató de plaguicidas, sino de los productos químicos en general. Participó Jacob Duer, jefe de la sección Químicos y Salud de ONU Medio Ambiente, quien comentó que nueve millones de muertes por año se pueden atribuir a la contaminación del aire, suelo y agua (dulce y oceánica) a causa de sustancias químicas. Por eso, insistió en la necesidad de gestionar los químicos y sus residuos desde el punto de vista ambiental y sanitario.
Según Correa, hay más de 248.000 productos químicos disponibles comercialmente, que están concentrados en pocas empresas (ver gráfico). Con un enfoque similar al de Duer, hizo ver los beneficios que los químicos han traído en la agricultura, la medicina, la industria, la generación de energía, la salud, pero señaló los riesgos que pueden provocar: “los productos derivados de las sustancias químicas con frecuencia se vuelven desechos peligrosos en la fase final de su ciclo de vida, y generan riesgos de contaminación adicionales que pueden devaluar sus beneficios iniciales y contrarrestar las ventajas para el desarrollo”, planteó. Agregó que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2017, la exposición a determinados productos químicos provoca cada año la muerte de 1.300.000 personas.


Químicos del agro

A nivel mundial, no existen estadísticas fiables sobre el número de personas afectadas por la exposición a plaguicidas, dijo Correa, y comentó que, según la Red de Acción en Plaguicidas, el número de personas afectadas anualmente por este hecho a corto y largo plazo oscila entre 1.000.000 y 41.000.000.
La agricultura tiene 12.000 años, pero el uso masivo de plaguicidas comenzó con la Revolución verde, en las décadas de 1960 y 1970. Correa expresó que el daño que provocaban los plaguicidas era peor hace algunas décadas, pero que, a raíz de la denuncia generalizada de investigadores, organizaciones no gubernamentales y gobiernos, se generó una preocupación mundial que dio origen a la Agenda Química Internacional, y en los últimos 30 años comenzaron a crearse protocolos y acuerdos internacionales para minimizar el impacto de los productos químicos. Según Correa, las exigencias en términos de salud humana y ambiental son las que explican el descenso anual de los plaguicidas que se lanzan al mercado: en la década de 1990 eran alrededor de 70, y desde 2008 son menos de 40 por año.
Entre los desafíos que identificó para mejorar la gestión de plaguicidas, Correa señaló el de fortalecer los sistemas de registro a nivel internacional, ajustar las normativas de los países para dar cumplimiento al ciclo de vida de los plaguicidas –incluyendo su disposición final– y fortalecer los sistemas de vigilancia de los productos registrados. Sobre este último punto, acotó que es necesario evaluar el impacto que provocan los plaguicidas en una exposición aguda –como puede ser la de un trabajador–, pero también la exposición a alimentos con residuos de plaguicidas; dijo que esos sistemas de vigilancia son “componentes caros” y que tienen que ser hechos por la academia o por institutos de investigación “para que tengan fortaleza”. Retirar los plaguicidas altamente peligrosos es otro de los desafíos.
 

La casa en orden

En su exposición, Correa no dio detalles sobre el manejo de los plaguicidas en Uruguay. Las preguntas del público –académicos e integrantes del gobierno y de organizaciones sociales– plantearon algunos de los problemas de nuestro país. Por ejemplo, Enrique Yllas, apicultor, preguntó: “¿Por qué países que son los que producen los paquetes tecnológicos para el agro, gigantes como el tema de la soja, venden la semilla con los agroquímicos que les tienen que poner a esas plantaciones y después no nos reciben la miel a nosotros porque está contaminada con esos mismos plaguicidas que ellos nos vendieron?”. Correa contó que Chile no ha autorizado la liberación comercial de cultivos genéticamente modificados, pero que hay semilleras de transgénicos que siembran campos delimitados; dijo que esas áreas están aisladas por sistemas de bioseguridad, pero que “las abejas no lo saben”. Acotó que también Chile le exporta miel a Alemania –país que ha puesto obstáculos para la comercialización de miel uruguaya por superar el límite permitido de glifosato, caso al que aludía Yllas– y que se ha hallado polen de flores genéticamente modificadas. Dijo que la solución “tiene que ver con el ordenamiento territorial productivo”. Comentó que no es fácil aislar zonas de producción para hacer agricultura orgánica, tradicional o agroecología, pero subrayó que es necesario “ayudar a que esos espacios sean bien regulados desde el punto de vista legal y también controlados desde un punto de vista de la eficacia. Es la única forma, no hay otra, si no, evidentemente le recomiendo no seguir comprando el paquete tecnológico que le están vendiendo”, le respondió. Yllas acotó que él, justamente, no lo compraba.
Enlazando varias preguntas, Correa mencionó algo de su consultoría en Uruguay. Comentó que está trabajando con los tres ministerios en “fortalecer el sistema de registro de plaguicidas en Uruguay”, y que es necesario incorporar la evaluación de riesgo ambiental porque los ecosistemas son “sensibles y hay que cuidarlos”. También mencionó la necesidad de tener sistemas de vigilancia: “si yo no tengo sistema de vigilancia, estoy a ciegas”, dijo, y señaló que en eso hay responsabilidades de las instituciones de ambiente, agricultura y salud, que son las que tienen que generar la información, creando alianzas estratégicas con la academia.
En diálogo con la diaria, Correa comentó que llegó a Uruguay pensando que la estructura del sistema regulatorio era más armónica. Dijo que “hay algunas brechas importantes que hay que ajustar” en la parte normativa para poder incorporar objetivos ambientales. Señaló que la uruguaya “está un poco dispersa” y “poco conectada”, y que debería haber “una sola norma”, como podría ser una ley nacional de plaguicidas. “Eso ayudaría a ordenar todo el proceso, a definir las orientaciones que va a tener el sistema de registro, en términos de recursos humanos y financieros, y las responsabilidades de cada una de las áreas”.



El MSP y el MVOTMA aspiran a participar en el registro de plaguicidas (hasta ahora a cargo del MGAP) y a introducir evaluaciones de impacto ambiental. Correa prefirió no involucrarse en cómo debería ser esa articulación, y comentó que “lo importante es que tengamos un sistema de registro adecuado, fuerte, que permita controlar los riesgos que tratamos de evitar en la parte de salud humana y medioambiental. El tema es qué queremos lograr, para dónde queremos conducir este proceso, cuáles son los umbrales de seguridad que queremos tener como país, cuál es la gradualidad, porque no lo puedes hacer de un día para el otro. Estos son procesos largos, hay inversiones que hacer, recursos que capacitar, es un trabajo complejo”, concluyó.

martes, 17 de abril de 2018

LOS APICULTORES ARGENTINOS SE MOVILIZAN

Por el presente de la Apicultura.

Contra el modelo agroindustrial basado en monocultivos transgénicos y la aplicación de agrotóxicos, que generan pérdida de la biodiversidad y muerte de nuestras abejas.



Este miércoles 18 de abril a las 11hs. 
La Sociedad Argentina de Apicultores y representantes de su Consejo Federal realizarán una presentación ante la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado de la Nación. 
En la misma, expondrán la frágil situación que atraviesa la apicultura como consecuencia del desarrollo del modelo agroindustrial basado en el monocultivo transgénico y el uso intensivo de agroquímicos que genera pérdida de la biodiversidad y muerte. 

Asimismo convocan a concentrarse a las 10:30hs. en señal de apoyo y visibilización de esta problemática en la Plaza de los Dos Congresos, frente al pórtico principal, con equipo de apicultor y ahumadores

Ante la grave situacion de la Apicultura la Sociedad Apicola Uruguaya detalla las Gestiones que viene llevando a cabo

Gestiones de la Sociedad Apícola Uruguaya ante la grave situación que atraviesa el sector:

Boletín electrónico gremial: boletn_electrnico_sau_06.04.18.pdf

Los Apicultores Argentinos dan la respuesta correcta a su Ministro de Agroindustria

ESO ES SOBERANÍA APÍCOLA

El ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, y la Sociedad Argentina de Apicultores (SADA) protagonizaron un fuerte cruce la semana pasada con motivo de la masiva muerte de abejas que se registró en Córdoba.
El intercambio de opiniones se dio en el marco de la reunión del Consejo Nacional Apícola, que se realizó el pasado 27 de marzo en la sede porteña del Ministerio, y donde un miembro de SADA le manifestó a Etchevehere la "crítica situación" del sector, que pierde anualmente apicultores y colmenas a causa del "progresivo deterioro ambiental por la pérdida de biodiversidad, como resultado de la política agrícola intensiva vinculada al uso de agroquímicos".
"¿Cómo piensan convivir con eso? Porque el modelo no va a cambiar", disparó el ministro en pleno debate.
Días después, la asociación decidió emitir un comunicado con una dura respuesta, en la que afirmó que "las abejas están desapareciendo" porque "el campo se volvió marrón y se sumergió en venenos, que hoy la hipocresía de muchos llama productos fitosanitarios".
Además, consideró que la respuesta de Etchevehere "lleva ínsito el desprecio y desconocimiento" de la actividad.

1° DECLARACIÓN DEL CONSEJO FEDERAL DE LA SOCIEDAD ARGENTINA DE APICULTORES
"Las abejas están desapareciendo. Porque están desapareciendo sus montes, sus bosques, sus flores.
Los apicultores están desapareciendo, y pocos jóvenes se acercan ya a la apicultura, porque han desaparecido las chacras, las flores, y el campo se volvió marrón y se sumergió en venenos, que hoy la hipocresía de muchos, llama productos fitosanitarios.
Las variedades de semillas que hacen a la identidad de la tierra, y a la fortaleza de sus ecosistemas, desaparecen en manos de la ingeniería genética y de los químicos, que eliminan aquellas que el mercado no puede visualizar como ganancia. Eso se llama pérdida de diversidad biológica. Las abejas no tienen comida saludable, la que hay es poca, sin variedad y en la mayoría de los casos contaminada con "fitosanitarios".
Con las abejas desaparecen además el resto de los polinizadores silvestres, y con ello buena parte de las frutas y verduras que comemos, así como las que alimentan a nuestros animales.
Con su desaparición se deshilacha la urdimbre social y productiva de nuestras comunidades, así como el circuito económico en el cual la apicultura tributa, al igual que el resto de las actividades tradicionales del campo.
Por eso creemos que como Sociedad debemos exigir a las autoridades de gobierno que las abejas, y por extensión la apicultura –que es el arte de su cuidado-, se constituyan en una actividad esencial y estratégica del Estado Nacional, como principales garantes de la diversidad biológica y de los alimentos que llegan a nuestros hogares.
El actual modelo agroindustrial que usa a la Argentina como banco de pruebas es ilegal, pues se sostiene en la modificación genética de semillas, y de la utilización de millones de litros de químicos insecticidas, herbicidas y fungicidas, que destruyen las flores, los ecosistemas, y el resto de las variedades de frutas y verduras, la flora y la fauna silvestres. Este modelo es ilegal porque elimina la diversidad biológica en forma expresa, sostén último de la vida en el planeta, con la única finalidad cierta de aumentar la riqueza de un puñado de empresas trasnacionales. Garantizar la biodiversidad es un deber del Estado inscripta en la Constitución Nacional, como obligación para con sus ciudadanos y con el resto de los Estados del mundo.
El actual modelo agroindustrial es antiético, porque destruye los entramados sociales, productivos y económicos de nuestras comunidades, condenando a la miseria a sus ciudadanos.
El actual modelo agroindustrial es ecocida, porque daña irremediablemente la tierra, el agua y el aire, envenena nuestros alimentos, mata nuestras abejas y deteriora la salud de nuestros habitantes.
Por esto reafirmamos nuestra convicción, según la cual resulta preciso modificar este modelo y buscar sistemas agropecuarios sustentables, eficientes, con respeto a la biodiversidad y a la salud de las personas, para poder lograr un equilibrio que permita el desarrollo vital de la apicultura y del resto de las producciones agrícolas, en armonía entre ellas y el ambiente.
Tenemos además, la convicción profunda de que la producción de un país con tan vasta tradición apícola, y una riqueza en variedad de mieles tan inmensa, no puede solo reducirse a obtener tambores de mieles indiferenciadas para su exportación. No sólo debemos poder producir más, -y lograr las condiciones para ello-, sino que además debemos poder dar a esa producción el tratamiento necesario para ofrecer un producto de alto valor agregado. Ello no puede reducirse a fraccionar la miel, sino que requiere además, de la investigación y el desarrollo de nuevos productos que diferencien la miel, los pólenes, los propóleos y los diversos productos obtenidos a través de la apicultura. Eso es más trabajo, y un modelo de desarrollo sustentable para nuestra comunidad productiva. De nada sirven más tambores en el puerto destinados a estirar mieles de baja calidad en el mercado mundial.
Para investigar, desarrollar productos, para crecer en la producción de colmenas, se requiere financiación adecuada para un modelo de producción particular como lo es la apicultura. Sin financiación es imposible hacer crecer un sector productivo, y con financiamiento para pymes no se llega a los apicultores, pues su estructura organizacional es culturalmente distinta. Es preciso que se desarrollen herramientas de financiamiento adecuadas para el sector, implicando a sus instituciones, pues es poco probable que en las actuales circunstancias el sector se pueda adecuar a las exigencias del sistema financiero.
Este Consejo Federal asume que más allá de la búsqueda de medidas paliativas a corto plazo, -urgentes y necesarias-, resulta preciso construir una política pública a mediano y largo plazo, que nos permita planificar la apicultura que nuestra comunidad necesita para las próximas décadas. Ello requiere de una nueva institucionalidad, de programas y de presupuestos efectivamente ejecutados para su realización, de funcionarios que prioricen las políticas de Estado a largo plazo y no la mirada coyuntural del gobierno que fuere.
Los apicultores debemos lograr elegir y construir la apicultura que queremos y la que nuestra comunidad necesita para desarrollar sus propias producciones agrícolas. Debemos poder crear formas de desarrollo, investigación y producción apícola en armonía con el ambiente y que permitan el desarrollo de nuestras familias y finalmente sean garantes de biodiversidad.
Eso es Soberanía Apícola."
Y eso, Sr. Ministro, es lo que pensamos hacer y consideramos necesario hacerlo con todos y cada uno de los gobiernos, nacional, provinciales y locales".
Mesa Directiva – Sociedad Argentina de Apicultores (SADA)

Mira!!! Como si se podia.... Se prohibió el Glifosato en Gualeguaychú

El Concejo Deliberante aprobó el proyecto enviado por el ejecutivo municipal. Los Concejales de Cambiemos votaron en contra.



La pelea para frenar el uso del herbicida no es novedad. En todo el mundo se pelea para frenar la aplicación de glifosato en los campos. La ordenanza aprobada hoy hace hincapié en que éste es el herbicida de mayor uso en la agricultura a nivel mundial, empleado en, entre otros, campos destinados a la producción de soja transgénica. No sólo eso: es, además, uno de los principios activos que “se clasifican como probables carcinógenos para los seres humanos”, según la Organización Mundial de la Salud.
El debate entre los concejales fue arduo, los representantes del piaggismo defendieron el proyecto, anunciado el año pasado por Martín Piaggio, quien se hizo eco de un reclamo de la ciudadanía.
Cambiemos, en cambio, criticó fuertemente el proyecto, asegurando que se le quita una herramienta de trabajo a los productores, quienes son los que se ven afectados. Mientras el presidente de la bancada de Cambiemos, Pablo Echandi, realizaba su alocución, los vecinos lo abuchearon fuertemente.
Por el Bloque UNA, tomó la palabra Andrés Sobredo, quien confirmó el acompañamiento al proyecto, pero le exigió al municipio que controle para que esta ordenanza sea una realidad. Y además felicitó al Intendente, por “sembrar esa semilla”.
Fuente: diario actualizado

SI TIENE VENENO NO ES ALIMENTO

13/04/2018

Entrevista con el Dr.Damián Verzeñassi 



Link a la entrevista: Video


Director del Instituto de Salud Socioambiental de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario.
Responsable Académico de la materia electiva Salud Socioambiental
Profesor Titular y Responsable Académico del Ciclo Práctica Final de la Carrera de Medicina FCM UNR
Director de la Carrera de Medicina en la Universidad de Chaco Austral (UNCAUS)
Presidente de los Congresos Internacionales de Salud Socioambiental FCM UNR
Coordinador General de los Campamentos Sanitarios FCM UNR
Miembro de la red de Educadores Ambientales de la Argentina
Miembro del Movimiento Mundial por la Salud de los Pueblos
Miembro de la Asociación Latinoamericana de la Medicina Social (ALAMES)

ENTREVISTA CENSURADA!!!!!  SE ACABA DE ELIMINAR EL VIDEO QUE EXPLOTO EN LAS REDES. 
MONTECARLO TV CANAL 4 LO ELIMINO:

http://www.montecarlotv.com.uy/programas/teled%C3%ADa-primera-hora/videos/entrevista-damian-verze%C3%B1assi#.WtOcKKwH3bx.facebook





viernes, 23 de febrero de 2018

Europa, nuevo sistema de control de hasta 495 agrotoxicos en Miel y Polen

22/02/2018


Huelva, 22 feb (EFE).- El departamento de Cromatografía del Laboratorio Analítico Bioclinico (LAB), miembro del Centro Tecnológico de la Agroindustria Adesva, ha desarrollado un nuevo método para analizar la presencia de plaguicidas en muestras de miel y polen.
El desarrollo de este nuevo sistema, según han explicado a Efe desde LAB, se enmarca en un proyecto internacional convocado por la EFSA (European Food Safety Authority, autoridad europea que proteger a los consumidores, los animales y el medioambiente de los riesgos relacionados con los alimentos).
A través de éste, en el que participan otros laboratorios y universidades de varios países, se estudian diferentes factores vinculados con la miel, el polen y otros productos propios de la apicultura.
Concretamente, desde LAB se va a realizar el estudio de los plaguicidas y herbicidas que se aplican a miel y al polen durante los procesos de cultivo y recolección.
Para ello se ha desarrollado este método científico, que, según han explicado, permitirá conocer "la cantidad de pesticidas y herbicidas que contienen las muestras y, de este modo, saber si respetan los límites establecidos y cumplen con la regulación vigente".
Concretamente, a través de este nuevo sistema se puede detectar y cuantificar un total de 495 compuestos (plaguicidas y algunos herbicidas) en muestras de miel y polen, a través de las técnicas de GC (Cromatografía de Gases) y LC (Cromatografía de Líquidos).
El método, han apuntado desde LAB, ya está preparado atender las más de 300 muestras que EFSA les derivará para su estudio.
Por último, han señalado, que aunque el nuevo método se centra en el análisis de la miel y el polen, pero con perspectivas de ser ampliado a nuevos productos procedentes del sector de la apicultura. EFE
Fuente: http://www.lavanguardia.com/



viernes, 16 de febrero de 2018

En Uruguay los AGROTOXICOS SON EL PRINCIPAL CONTAMINANTE

El principal problema de contaminación en el país es el manejo de los agroquímicos y, en segundo lugar, el de los residuos, dijo a Informativo Sarandí Alejandro Nario, titular de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).



Por otra parte, consultado sobre la situación el Río Santa Lucía, dijo que a través de los monitoreos permanentes de la Dinama y de la Facultad de Ciencias se confirma que se han estabilizado los niveles de contaminación en ese curso de agua.

De todas formas, señaló que se le debe prestar atención a la situación de la cuenca. Explicó además que se está terminando un análisis, por lo que ahora se podrán tomar medidas por subcuencas.


Fuente: http://www.sarandi690.com.uy

jueves, 25 de enero de 2018

Informe de Comercio Exterior de la Miel - Enero 2018

En el marco del trabajo en la Comisión Honoraria de Desarrollo Apícola (CHDA), el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) en conjunto con el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), ponen a disposición del sector productivo información relativa al Comercio Exterior del Sector Apícola.

Link del Informe: Comercio Exterior de la Miel Enero 2018 

lunes, 8 de enero de 2018

Científicos Uruguayos determinarán si hay Gilifosato y Transgenicos en los Alimentos

El investigador Claudio Martínez Debat dijo que la agroecología es una opción sustentable y rinde más que la producción que usa agroquímicos.


Radio Uruguay
http://radiouruguay.uy
Sobreciencia.

15 de diciembre de 2017

Desde el 1º de enero del 2015 rige en Montevideo el decreto municipal del etiquetado obligatorio de alimentos genéticamente modificados (OGM), una iniciativa redactada por un gran grupo interdisciplinario en el que participaron integrantes del Laboratorio de Trazabilidad Molecular Alimentaria (LaTraMa) del Instituto de Biología Celular y Molecular de Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.
Este decreto, que ya cursa su tercera versión, fue analizado por el Congreso de Intendentes y rige —además de la capital del país— en Lavalleja, Minas y Maldonado.
El doctor en biología molecular Claudio Martínez Debat, integrante de LaTraMa, contó a SobreCiencia cuál fue el proceso para llevar adelante esta iniciativa y adelantó que en breve se van a publicar resultados de un trabajo realizado en conjunto con la Intendencia de Montevideo en el que se han analizado más de 300 muestras de alimentos.
“Nuestro laboratorio fue el puntal técnico a través de un convenio que tiene la Facultad de Ciencias con el laboratorio de Bromatología. Capacitamos gente, asesoramos en la compra de equipos, formamos toda la metodología, y eso está funcionando en la Intendencia. Pero en la redacción de ese decreto participó todo el grupo interdisciplinario; abogados, nutricionistas, médicos, agrónomos, químicos. Fue algo muy trabajado y se tuvo en cuenta la normativa de la Unión Europea, la de Brasil, y también se hizo contacto con la industria. Creemos que eventualmente este decreto se va a hacer nacional”, contó.
Martínez explicó que en nuestro país están permitidos la soja y el maíz transgénicos y recordó que el decreto marca el porcentaje de los componentes de un alimento por separado.
“Si un alimento tiene 0,6% de transgénico de soja y 0,6 % de maíz, no se va a etiquetar, porque no se suman, cada uno es considerado individualmente. Pero si en un alimento hay un 1% de uno y otro tiene 0%, sí va a etiquetar. Habla del porcentaje, no del total del producto, sino de esa sustancia en particular. Para la etiqueta, que ahí no intervenimos nosotros, se tomó en un primer momento el modelo de Brasil, que consiste en el triángulo amarillo con una T negra, para armonizar con la región. Después hubo resistencia por parte de la industria que fueron tomadas en cuenta y ahora es redondo, con fondo blanco y letras en celeste”, aclaró.

Saber qué comemos
Es sabido que la industria alimenticia incorpora derivados de la soja y el maíz en casi todos los alimentos que consumimos y en los que solemos encontrar ingredientes como la lecitina de soja, el almidón de maíz y el jarabe en alta fructuosa de maíz. Estos componentes se utilizan en gran variedad de productos, desde hamburguesas, pastas, galletitas, golosinas y hasta bebidas.
Claudio Martínez, también coordinador del Núcleo Interdisciplinario Colectivo TA (Transgénicos y Alternativas Agroecológicas), formó parte del primer trabajo científico a nivel mundial que analiza a la vez, la presencia de transgénicos y de glifosato en los alimentos.
Este estudio lo realizó en conjunto con investigadores mexicanos del Instituto de Ecología (IE) y del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM, grupo encabezado por la investigadora Elena Álvarez-Buylla, ganadora del Premio Nacional de Ciencias 2017 otorgado por el gobierno mexicano.
Esta investigación dio como resultado que cerca del 90% de las tortillas que se consumen en México, así como las botanas (snacks) contienen secuencias de maíz transgénico.
“En México se consume medio kilo de maíz por día y por persona. No están aprobados para producción masiva los transgénico y tampoco hay etiquetado. Empezamos a sacar ADN de los paquetes que venden, lo que se llama botana de México, que es una vidriera que vos ponés la moneda y te sale comida chatarra. Saqué ADN y les demostré que había transgénicos. Se hizo un trabajo centrado en maíz, en harina de maíz, tortilla de maíz, tostadas; se tomaron más de 400 muestras; y se encontró que casi el 90% de las tortillas industrializadas tenían transgénicos, y de esas, casi un 40% tenía restos de glifosato. Lo importante de este estudio es que es el primer estudio a nivel mundial que analiza a la vez transgénicos y glifosato en alimentos”, destacó.
Martínez explicó que el glifosato queda en los alimentos porque estos granos recibieron altas dosis de esta sustancia, un producto que además se usa como secante en todos los granos para acelerar el tiempo de cosecha.
En cuanto a nuestro país, el científico contó que hay un debe con respecto al análisis de ciertos pesticidas, y más en particular del glifosato, ya que no se pueden realizar análisis clínicos o químicos a personas acerca de si tienen o no, glifosato en el organismo.
“Se está trabajando a contra reloj, si bien hay un laboratorio con ese tipo de capacidad en el Centro Universitario Regional Norte (Cenur-Udelar), su foco de estudio no es el humano sino la presencia de glifosato en peces y en abejas. Nuestro grupo ha tomado en sus manos ese desafío. Queremos de alguna manera empezar a analizar cuánto glifosato hay en la avena que come un anciano o en una galletita. A principios del año que viene vamos a empezar con un método, que no es el más sofisticado pero que está validado, que es el método inmunológico denominado ELISA (Enzyme Linked Immunosorbent Assay) y vamos a analizar la orina de los investigadores de nuestro colectivo, para no comprometer a nadie más, pero queremos saber que está pasando”, anunció.
La agroecología como alternativa de modelo de producción
Para Martínez el sistema del monocultivo es un modelo que se encuentra en un “callejón sin salida porque no se sostiene el ambiente, no se sostiene la salud, no se sostiene el modelo en sí”. Agregó que la agroecología es una buena alternativa que rinde más y es más sustentable porque existen cada vez más trabajos científicos que lo demuestran.
“Se habla de la guerra del glifosato, yo creo que el glifosato tiene los días contados, el tema es cuál va a ser el remplazo. Por lo que se nos ha contado hasta ahora (las opciones) son peores, son todas mucho más tóxicos que el propio glifosato. Los nuevos eventos que aparecen acá en Uruguay para ser aprobados son resistentes al 24D, a dicamba, a glufosinato, todos herbicidas más potentes que el glifosato”, repasó.
“Este año han surgido algunos elementos muy interesantes con respecto a conflictos de intereses e incluso corrupción por parte de las industrias, la ciencia y los organismos de contralor. Están los llamados Monsanto papers, que es el trabajo de muchos abogados a raíz de juicios que hicieron los pacientes de cáncer en el estado de California, son cientos de documentos. Están también los llamados The Poison Papers , que son gente que llegó a viejos informes y reportes de la década del 60, de cómo los pesticidas se saltearon controles y cuando no le daban bien las cosas, las dejaban de lado para que fueran aprobadas. Se generó una narrativa atrás de eso de una supuesta inocuidad. Y ahora todo esto está saliendo a la luz. Yo creo que estamos en un momento muy complejo de la historia, muchos le llaman apocalíptico, en el sentido de revelar, porque están saliendo muchas cosas a la luz”, concluyó.
Escuchar aquí



domingo, 7 de enero de 2018

La ONU declara el 20 de mayo Día Mundial de la Abeja

Naciones Unidas, 7 ene (PL) Un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo dependen hoy de la polinización por insectos, pero la mayor parte de ese proceso corre a cargo de las abejas, especie clave en la preservación de la biodiversidad.



Así lo reconoció la Asamblea General de Naciones Unidas cuando proclamó recientemente el 20 de mayo como el Día Mundial de la Abeja, una propuesta presentada por Eslovenia y copatrocinada por 115 Estados miembros del organismo multilateral.

Todos los años en esa fecha llamarán la atención sobre la importancia de preservar las abejas y otros polinizadores amenazados ahora por una fuerte mortalidad. Del mismo modo, se intenta promover la toma de medidas concretas para proteger la especie, explicó la misión eslovena en la ONU.

Finalmente, las abejas tienen el lugar que merecen en vista de su significación para la humanidad, aunque esto es solo el comienzo de un difícil proceso de protección, apuntó el vice primer ministro de Eslovenia, Dejan Židan.

En tanto, la directora de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Carla Mucavi, destacó el papel crucial de las abejas en el aumento de rendimientos de los cultivos.

Sin ellas podrían afectarse una variedad de alimentos tales como papa, pimiento, café, calabazas, zanahorias, manzanas, almendras, tomates... En resumen, sin abejas, la FAO no puede avanzar en la meta de un mundo sin hambre, dijo.

Los estudios de la ONU y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza muestran que las poblaciones de esos y otros polinizadores ha disminuido grandemente, lo que cual implica un grave peligro.

Esta reducción se debe, en gran medida, a la actividad humana: la agricultura intensiva, el uso generalizado de plaguicidas y la contaminación. Las abejas están expuestas a nuevas enfermedades y plagas, y tan solo un ligero desbalance en el número de la especie podría afectar a todo el ecosistema, según advierten los investigadores.

Una sola abeja puede polinizar hasta siete mil flores al día y proveer miel como alimento y medicina sin necesitar muchos recursos, pero el número de esos insectos disminuye de forma alarmante debido en buena medida, a las consecuencias del cambio climáticos, alertó la ONU.

Desde hace tres años, Eslovenia buscaba el apoyo de la comunidad internacional en su deseo de ofrecer mayor protección a las abejas y llamar la atención a nivel global sobre su importancia.

Precisamente, escogieron el 20 de mayo como Día Mundial de la Abeja por ser la fecha de nacimiento del esloveno Anton JanÅía, considerado 'pionero de la apicultura moderna' por las técnicas que desarrolló en el siglo XVIII.

La apicultura ocupa un lugar especial en la economía de Eslovenia y su producción artesanal figura entre las tradiciones locales más antiguas. En la actualidad, la miel eslovena es una marca registrada y reconocida en el mundo entero.

mem/ifb

Fuente: http://www.prensa-latina.cu

viernes, 5 de enero de 2018

Un tercio de la miel del comercio Internacional es adulterada o 100 % falsa.



Un informe llevado a cabo por Federico Berrón Autrique, representante de la Asociación Mexicana de Exportadores de Miel de Abeja y por Luis Arturo Carrillo Sánchez Director de comunicación del Colectivo MA OGM (Ma significa NO en idioma Maya).

El MA OGM es un colectivo, pluricultural, independiente, integrado por personas, organizaciones y comunidades radicadas en el sureste mexicano, que comparten un posicionamiento activo y crítico frente a los Transgenicos.

SI NO ACTUAMOS MORIREMOS MUCHOS EN LA RULETA GENETICA