Sitio destinado al encuentro y unión, para obtener un ámbito de comunicación, difusión, debate y fomento para el desarrollo de la apicultura. Apicultura Uruguay.

Suscribete a Apicultura Uruguay y recibe las noticias en tu correo

Búsqueda de artículos:

ASAMBLEA NACIONAL DE APICULTORES URUGAUY 19 DE NOVIEMBRE 2016

jueves, 31 de diciembre de 2015

El duro trabajo de las abejas y la supervivencia de los apicultores

El duro trabajo de las abejas y la supervivencia de los apicultores
Texto y fotos:HVA

Complicada, la situación está complicada . Pablo Ferreira, empezó a los 15 años su relación con la apicultura cargando cajones. Hoy con 33 años y su familia – en crecimiento- intenta vivir de su oficio. Nos cuenta con pasión de su trabajo y de los desafíos que enfrenta, de los problemas surgidos para la apicultura con el modelo forestal y agrícola impuesto , de la necesidad que desde las autoridades nacionales . Desde su casa en Estación Atlántida en el Departamento de Canelones, sigue dando pelea.
Esto es algo medio milenario y cada uno opta por una escuela. En su caso afirma que tuvo la suerte de trabajar con mucha gente…”esa fue la mejor escuela, ni ir a trabajar con uno que ya tiene la cabeza cerrada.
Tuve la suerte de trabajar con un técnico del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca que me pagaba por hora pero además cerraba una colmena y me daba una clase.
Esa fue una de las mejores escuelas que pude tener y después sigo aprendiendo, viendo todo lo que se puede , viendo cosas que se hacen y cosas que no se deben hacer porque para saber las que se hacen bien hay que saber las que se hacen mal.
-Conocemos gente que también se dedica a la abejas y siempre comentan que con el paso del tiempo en Uruguay las condiciones para la apicultura se han venido deteriorando y vinculan este deterioro al uso de pesticidas , a que las abejas tienen que buscar otros lugares de donde sacar su alimento, que el monocultivo forestal también ha terminado con algunas zonas donde se apicultura…¿Cuál es la evaluación de la situación actual para tu trabajo?.
Esto es bastante claro responde Pablo Ferreira. Yo empecé en el año 1998 como un peón apicultor a cargar cajones.
Recuerda que con 15 años de edad no tenía ni la menor idea …había abandonado el liceo y arranqué a ver que la apicultura era un rubro mas.
Señala que empezó a trabajar con la apicultura “acá en la costa”. Lo que tiene de bueno esta zona es que la floración temprana de la acacia alimenta bien a las colmenas , tiene buena proteína, lo que hace que se desarrollen temprano lo cual siempre lo pensamos para desarrollar una apicultura para vender material vivo no para vender la producción de miel.
Uno le va buscando la vuelta, señala Ferreira , y agrega que hoy en día si lo traspolamos a la apicultura de todo el país, tenemos que decir que la apicultura está muy complicada.
Desde que apareció el monocultivo de soja, a las grandes extensiones de soja…porque casi siempre se planto soja pero el boom de la soja del 2000 para acá lo que hizo ….y hay que explicarlo.
No es que la soja sea mala de por si como planta, lo que pasa que viene con un paquete tecnológico. ¿Qué es un paquete tecnológico?.
Esta es la semilla y tiene cierta dependencia a estos químicos . Y entonces estos químicos ¿ que empezaron a hacer?
Esos químicos son herbicidas que cuando se aplican hacen que no haya más comida para las abejas y es como si te ponen todos los días en el plato papas…un día vas a reventar. Si todos los días comes papa, no alcanza para alimentarse bien, comenta.
Entonces si se pasa a tener 20 mil hectáreas a como hoy a casi 1 millón de hectáreas de soja el que estaba con apicultura con esos cultivos, agrega Pablo Ferreira, dependiente de floración natural o de rotación de pradera , alfalfa o lo que sea, si hoy solamente tiene un cultivo y todavía un cultivo dependiente de un químico ….es complicado, enfatiza.
Agrega que el problema es que no tenés alimento para las abejas…están matando la comida.
Como decía Pedro Kaufman en un congreso latinoamericano en Misiones hay un tema legal… le están matando la comida a la abeja; la fuente de alimento de la abeja no está.
-Y en tu caso…tus colmenas ¿donde las colocaste?.
-Estoy asentado en Estación Atlántida, acá estamos al fondo de la Policlínica de Estación Atlántida , desde siempre, nunca crucé un paso a nivel que no sea este. Pero la apicultura la empecé a desarrollar en el entorno de la Laguna del Cisne …muy cerquita de donde estaba el campo de Maisonabe. Era un tambero muy reconocido acá en la zona , hasta ahora tengo unas colmenitas que las tengo que retirar porque el lugar cambió…ahora hay caballos ya no hay mas vacas.
Esto está arriba de la laguna, cuando se desborda cae hacia ese campo…yo estoy un poco mas hacia el lado de Ruta 11. A partir del año 2000 empecé a tener colmenas allí , mis tíos también tenían colmenas en ese campo.
Después empecé a desarrollar apicultura sobre el Camino Delgado en el kilómetro 159 mas hacia el Solís , más hacia Sosa Díaz, cerca de un viñedo, cerca de la escuelita de Sosa Díaz y eso me significó que empecé a crecer.
Tuve también cerca de Rincón de Pando, en un campito de la familia Bosca que me dio un rinconcito en su campo.
Empecé a crecer, recuerdo Ferreira. Y empecé en bicicleta y me acuerdo la primer moto que me pude comprar…en un supermercado de una gran cadena….la pasé por la caja me acuerdo y la pagué con la primer miel que vendí.
Después la cambié por una moto más grande, porque ya no me alcanzaba con la otra porque tenía 90 colmenas y había que hacer más kilómetros porque en Uruguay si se quiere vivir de la apicultura hay que tener muchas colmenas.
No es tan rentable como parece, comenta.
Pablo Ferreira agrega una familia para sostenerse tiene que estar pasando las 500 colmenas y señala que en cualquier parte del mundo con 100 colmenas sos un apicultor de verdad.
Estamos hablando que el precio de la miel hoy diciembre del 2015 cuando llamás a un exportador o a la Asociación de Exportadores de Miel del Uruguay , está rondando los 1.80 el kilo de miel para exportación a granel. Y uno tiene que dar ciertos pasos para poder vernder esa miel, dijo el apicultor de Estación Atlántida.

Se exporta en tambores de 300 kilos y ese es el precio…1 dólar con 80 centavos. Eso hace que uno tiene que plantearse números, porque sos una empresa…a cuántos kilómetros voy…si tengo que plantear jornales, que vehículo manejo, si pago por el campo.
Hay varias publicaciones que señalan como se sostiene una empresa pero con menos de 500 colmenas una familia no se puede sostener.
Actualmente tengo unas 300 colmenas y por eso trabajo para otra gente, señala Ferreira.
Comenta que en estos días acá de tener un incidente grave de contaminación en sus colmenas de Laguna del Sauce, contaminación con agrotóxicos. Ya hice las denuncias y están haciendo los testeos correspondientes en Dilave y en Facultad de Química, para saber que químicos fueron utilizados, informa.
Las colmenas no murieron pero perdí totalmente la posibilidad del apiario y la posibilidad de cosechar miel, agrega.
Ferreira tiene colmenas en Camino a Parque del Plata, en Jaureguiberry- “donde se produjo un gran incendio y creo que se prendieron fuego las colmenas según me dijeron los dueños del monte”-; en Villa Serrana en el Departamento de Lavalleja y a tres kilómetros de la frontera con Brasil en el Departamento de Cerro Largo, entre Aceguá y Rio Branco.
Consultado sobre la existencia de un seguro que los respalde ante algún suceso que afecta la producción o los materiales con que se desarrolla la apicultura , Ferreira dijo que el Banco de Seguros del Estado tiene algunos seguros para los apicultores , contra terceros es seguro que si- cuando vamos circulando con las abejas y se puede producir algún accidente hay un seguro contra terceros , ahora en algunas empresas forestales están exigiendo un seguro contra incendio, agrega.
Como trabajamos con un ahumador que puede largar alguna chispa dentro de los montes y con la seca podemos tener algún problema y ahora-señala- estamos peleando gremialmente para tratar de tener un seguro por cambio climático lo llamamos nosotros; puede ser un estrés hídrico que se produce por falta de lluvia o mucha lluvia y estamos viendo como lo podemos lograr.

Muchas familias trabajando, poco apoyo oficial
De una colmena se extraen muchos productos , y si hacemos números creo que da más una colmena que una vaca, afirma Ferreira.
Algunos de los que queremos seguir viviendo de la apicultura apuntamos a diversificar el trabajo, señaló.
Hay mucha demanda de todos los productos de la colmena; la cosmética te pide propóleo, te pide cera, te pide miel.
También está el tema de la apitoxina; el propóleo es demandado a nivel mundial , la apitoxina tiene una proteína que se llama melitina que estaría sirviendo para la lucha contra el VIH, la miel se exporta el 95 % de lo que se produce en el país , es un número muy importante y si cada uno de nosotros consumiéramos una cucharadita más capaz que no se llegaría a exportar miel pero lamentablemente los uruguayos no tenemos el hábito de consumir miel , tal vez porque su consumo no está promovido .
Pablo Ferreira dijo que vimos una cartilla que entregan las delegaciones oficiales cuando salen del país , hermosa, Uruguay Natural y aparecen las carnes, los ovinos , los vinos , los quesos, seguimos pasando las páginas, cerramos el librito y la miel no estaba en ningún lado.
Hay 3000 apicultores registrados, hay 10 mil familias involucradas en torno a esta producción de la granja, y solo de miel entran al país 40 millones de dólares por año.
Y eso sin nombrar la polinización, algo que en el país no está cuantificada. Y hay que tener en cuenta que esto es un servicio muy importante, afirmó Ferreira.
Al ser consultado sobre el destino final de la miel producida en sus colmenas, el apicultor señala que siempre ha exportado.
Comenta que han surgido algunos inconvenientes con la pureza de la miel.
Muchos apicultores no somos orgánicos – aunque me estoy volcando a eso- y en 2016 ya no voy a depender más de los productos químicos, sostiene.
Uno de los problemas que tenemos es cuando combatimos por ejemplo un ácaro que se llama Varroa.
Es un parásito que ataca a las abejas ; también las abejas tienen problemas intestinales, hay bacterias y hongos que las afectan y entonces tenemos que formarnos y saber diagnosticar que problemas tienen nuestras colmenas.
Para tratar esos problemas tenemos que aplicar algún medicamento que puede terminar en la miel señala, aunque si se hacen las cosas bien no hay problemas.
En la exportación no hemos tenido problemas con residuos de esos productos , y se hacen todos los controles a través del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca y hay una trazabilidad; se sabe que tambor, que productor, que apiario, que fecha de cosecha tiene ese miel, dijo Pablo Ferreira.
Eso en cuanto al trabajo que depende de nosotros pero en cuanto a la contaminación exterior ahí tenemos problemas graves porque según un decreto que anda en la vuelta y que nos podría complicar mucho, el productor apícola será responsable de lo que tenga la miel y si yo no aplique nada que no está en mi cartera de productos para aplicar dentro de la colmena y aparece Endosulfan, Fipronil, Cipermetrina y aparece dentro de mi colmena, o dentro de la miel, o del polen, o dentro de la cera…¿a quién le echamos la culpa, al productor o quienes aplican esos productos?, se pregunta Ferreira.
Creo que eso nos va a complicar a la hora de la exportación agrega el apicultor y señala que se están asesorando al respecto.
Al referirse a los problemas para mantener y desarrollar su trabajo, Ferreira dijo que el precio de la miel en Uruguay es casi el más bajo de la región, con el gas oil más caro de la región y cada vez tenemos que hacer mas kilómetros para mover nuestras colmenas para que las abejas consigan su alimento. Entonces no somos competitivos….hay mucha gente que está abandonando el rubro , gente que tiene muchos años en esto y se está planteando optar por otra cosa .
Los costos de producción son elevadísimos y hoy lo que está valiendo la pena mucha gente está moviendo sus colmenas hacia los eucaliptos en el norte del país, sostiene Ferreira.
Sobre todo en Rivera. Pero eso lo hacen los apicultores grandes, los pequeños como nosotros no estamos teniendo la posibilidad de ir en busca de esa miel, que son cantidades buenas si se hace el manejo correcto , porque no tenemos el equipamiento correcto.
Cuando entraron en mi casa vieron una Chevrolet del año 1951 y esos son los vehículos en los que andamos los pequeños apicultores. Mi señora dice que me gustan las antigüedades , comenta con una sonrisa, pero como decía hoy, para mantener un vehículo nuevo hoy es difícil y además los vehículos chinos no están acorde con el trabajo que debemos realizar en el campo…no resisten el trato que tenemos que darle.
Ferreira dijo que no todos los productos que utilizan los apicultores son de producción nacional, y por ello deben recurrir a los importadores, lo que también aumenta los costos.
Otro de los aspectos que preocupan al apicultor es la falta de jóvenes que se dediquen eso.
Hace falta juventud, agregó.
Cuando empecé hace 15 años era el más joven cuando los apicultores se sentaba a conversar alrededor de una mesa. Hoy que tengo 33 años sigo siendo el más joven señala.
En ese sentido mencionó como positivo un proyecto que ofrece diez cupos para huerta y diez para apicultura a jóvenes que no estudian ni trabajan en Piedras de Afilar, en la Comisión de Fomento Picaso.
Fuente: http://diariolajuventud.com/

SI NO ACTUAMOS MORIREMOS MUCHOS EN LA RULETA GENETICA