Sitio destinado al encuentro y unión, para obtener un ámbito de comunicación, difusión, debate y fomento para el desarrollo de la apicultura. Apicultura Uruguay.

Suscribete a Apicultura Uruguay y recibe las noticias en tu correo

Búsqueda de artículos:

ASAMBLEA NACIONAL DE APICULTORES URUGAUY 19 DE NOVIEMBRE 2016

lunes, 5 de septiembre de 2011

España: "La avispa asiática es un problema social"

Lleva 25 años criando abejas y sabe de lo que habla. Además, es presidente de la asociación de apicultores Bamepe, que incluye a profesionales de Euskadi y Las Landas. Y todos muestran su preocupación por la imparable extensión de la temida avispa asiática

AITZIBER ATXUTEGI - Jueves, 1 de Septiembre de 2011 - Actualizado a las 05:53h

BILBAO. ¿Qué es la avispa asiática?

La Vespa Velutina es una avispa que se alimenta básicamente de abejas. En su zona de origen, las abejas están acostumbradas a convivir con ellas y se defienden: las rodean, agitándose y elevando la temperatura hasta los 45º C, hasta que mueren. Aquí no tienen esa capacidad de defensa.

¿Cómo las atacan?

Se colocan en un vuelo estático, como un helicóptero, a la entrada de la colmena y espera a las abejas. Las caza en el vuelo, les corta la cabeza y el abdomen, y se queda con el tórax, que es donde tienen la reserva de grasa. Una sola avispa es capaz de comer muchísimas abejas al día.

¿Qué las diferencia de las de aquí?

Les encantan las abejas, aunque comen de todo, y la de aquí come muy pocas, solo ataca alguna colmena débil. Convivimos con ellas toda la vida y nunca ha habido problemas.

Llegó de China en un contenedor al puerto de Burdeos en 2004. ¿Se extiende muy rápido?

Sí. En Francia ya ha colonizado el 80% del territorio, en forma de mancha de aceite, a un ritmo de entre 80 y 100 kilómetros al año. Los nidos son enormes, de hasta un metro de diámetro, y con una población muy grande. Cada nido es capaz de proporcionar entre 400 y 1.000 reinas nuevas, que quedan fecundadas hasta fundar un nido en primavera. Pasan el invierno en las copas de los árboles, rocas, cuevas... Hasta en un ladrillo de un almacén de construcción, que el año siguiente puede ser transportado a 1.000 kilómetros.

Y ya ha llegado a Nafarroa, a Gipuzkoa y también a Bizkaia...

Aquí todavía no hay constatación oficial -lo hacen los laboratorios Neiker-, pero la estadística dice que está aquí. La habrá en breve; además, agosto y septiembre son los meses en los que hay más población en los nidos y se verá más. El año pasado en Gipuzkoa contabilizaron 17 nidos, algunos pegando a Bizkaia; este año habrá muchos más, quizá hasta 150.

Hay apicultores que han avisado de su presencia en Usansolo.

Hay mucha confusión, porque este año ha sido muy bueno para la proliferación de la avispa de aquí. Me llama muchísima gente diciendo que tiene velutina, pero al tomar la muestra se ve que no es.

¿Se adapta bien a este entorno?

El clima de Bizkaia es perfecto: cálido, húmedo y con muchos arroyos. Hasta ahora se pensaba que anidaba en alturas de 15 metros y que no lo hacía en pinares, pero está apareciendo en las bodegas de las casas, aleros de tejados o persianas; se están adaptando muy bien a la zona.

¿Cómo proteger a las abejas?

En Francia están utilizando unas mallas para proteger la entrada a las colmenas, con un diámetro más pequeño que permite entrar a las abejas pero no a las avispas. Pero no da resultados; están bien para quien tiene cinco colmenas, pero no para una explotación profesional de 500.

¿Y las trampas?

En Gipuzkoa ya se usan, pero sobre todo para saber dónde están estas avispas y cuántas hay. El problema es que no son selectivas; atrapan mariposas, polillas, moscas, las avispas de aquí... No puedes acabar con todos los insectos de la zona. En Francia están intentando fabricar una feromona específica que solo atraiga a las velutinas, pero aún no lo han conseguido.

No parece fácil hacerlas frente.

No, esto ha venido para quedarse, desgraciadamente. Tiene un clima perfecto y con nuestra orografía es muy difícil detectar los nidos. En Burdeos el año pasado se pusieron 15.000 trampas, y no pueden pararla.

La preocupación será enorme.

Todo el mundo se echa las manos a la cabeza, ¡otra plaga más! Es difícil cuantificar sus efectos. Ataca en la última época del año, cuando las colmenas preparan las reservas. Si una avispa la ataca, las abejas no salen a trabajar y la colmena se debilita; los apicultores tenemos que paliar sus efectos.

¿Qué respuesta les han dado desde la Administración?

Por ahora, ninguna, aunque hemos hablado con ellos un montón de veces. Y debe actuar, como lo ha hecho con otras plagas.

Es un desastre para la apicultura pero, ¿tiene más efectos?

Afecta también al sector vitícola: come también uvas y, al picar una para extraer su azúcar, el zumo que cae sobre el racimo hace que este se pudra entero. En Francia está empezando a ser un problema social porque la velutina es imparable y anida en todos los sitios, incluidas las zonas urbanas. Y están picando a la gente: tienen un aguijón de 6 milímetros de largo y escupen veneno. Un apicultor francés se acercó a un nido con su traje, le escupió a un ojo y estuvo con media cara paralizada durante 24 horas. No es solo un problema para las abejas, sino social.

SI NO ACTUAMOS MORIREMOS MUCHOS EN LA RULETA GENETICA