Sitio destinado al encuentro y unión, para obtener un ámbito de comunicación, difusión, debate y fomento para el desarrollo de la apicultura. Apicultura Uruguay.

Suscribete a Apicultura Uruguay y recibe las noticias en tu correo

Búsqueda de artículos:

ASAMBLEA NACIONAL DE APICULTORES URUGAUY 19 DE NOVIEMBRE 2016

martes, 16 de noviembre de 2010

Sevilla - El cultivo Transgénico un problema para el campo

 

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG Sevilla, celebró en el día de ayer la Jornada Comarcal "Transgénicos ¿Problema o Solución?" en la que se llegó a la conclusión de que los cultivos transgénicos no sólo no son una solución, sino que son un grave problema para los agricultores. 
Fecha :
 12.11.2010 
Fuente :COAG SEVILLA

 

María José Fernández, alcaldesa de Lebrija; José Antonio García, responsable provincial de COAG Sevilla; y Andoni García, miembro del Comité Ejecutivo de COAG, inauguraron la Jornada en la Casa de la Cultura de Lebrija ante más de un centenar de asistentes que acogieron con gran entusiasmo este acto. 


COAG Sevilla se posiciona en contra de los cultivos transgénicos porque se desarrollan dentro de un modelo agroindustrial que es totalmente opuesto al modelo de explotación familiar que defiende esta organización agraria.


Por un lado, el modelo agroindustrial se caracteriza por grandes explotaciones de monocultivo (entre 300 y 2.000 hectáreas de media) muy industrializadas. Este modelo impera en países como Brasil, Argentina, Estados Unidos y Canadá, en los que ha hecho desaparecer las explotaciones familiares, generando desempleo, pobreza y un éxodo rural masivo.


Por el contrario, el modelo que defiende COAG Sevilla de explotación familiar agraria favorece el desarrollo rural como garantía de generación de empleo agrario, dando vida a los pueblos que dependen de la agricultura y la ganadería para su supervivencia.


Durante la Jornada tanto los representantes de COAG como los ponentes Francisco Rodríguez, coordinador de la Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos (PALT), y el agricultor aragonés Juan Carlos Simón, coincidieron en señalar que el cultivo a partir de semillas transgénicas no es la solución para el campo y que, por el contrario, sólo representa problemas para el algodón, el maíz y cualquier otro cultivo agrario.


Problemas de los transgénicos 

Tanto agricultores como consumidores se oponen frontalmente a la producción y comercialización de cultivos transgénicos por los graves problemas que crea.


En primer lugar, el cultivo de transgénicos genera dependencia de los agricultores hacia las multinacionales de semillas. En segundo lugar, es falso que este tipo de cultivo reduzca los costes de producción y es falso también que la producción se incremente, tal y como demuestran diversos estudios realizados por expertos independientes en relación a cultivos como el del algodón en países como Estados Unidos o la India. Por el contrario, las semillas son más caras y los productos fitosanitarios siguen siendo necesarios para combatir la aparición de resistencias y de plagas secundarias a las que los cultivos transgénicos son más sensibles. De este modo, se incrementan los costes de producción.


Por otra parte, los productores de maíz ven amenazados sus cultivos por contaminación de maíces transgénicos. Esta contaminación por polinización elimina la libertad de elección del tipo de producción que cada agricultor quiera llevar a cabo.


Finalmente, los mercados europeos, que son contrarios a los transgénicos, diferencian las producciones pagando un mejor precio para los productos convencionales y ecológicos.


España es el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala. Actualmente se cultivan 76.000 hectáreas de maíz modificado genéticamente en nuestro país. Este cultivo se concentra en Aragón y Cataluña y se desarrolla bajo una absoluta falta de transparencia y control, con numerosos casos de contaminación de cosechas y alimentos. Por este motivo, COAG Sevilla insta a la Junta de Andalucía a que no permita el cultivo de transgénicos en nuestra región y a que se establezca un control riguroso para la entrada de alimentos transgénicos procedentes de terceros países, que no ofrecen ninguna garantía de trazabilidad, calidad y salubridad.


Por último, esta organización agraria exige al Gobierno andaluz una política agraria que garantice el derecho de Andalucía a conservar su soberanía alimentaria a través del abastecimiento de alimentos de sus propios agricultores que sí ofrecen condiciones de trazabilidad, calidad y salubridad, garantizando al mismo tiempo generación de empleo, vertebración del territorio y vida en los pueblos

SI NO ACTUAMOS MORIREMOS MUCHOS EN LA RULETA GENETICA