Sitio destinado al encuentro y unión, para obtener un ámbito de comunicación, difusión, debate y fomento para el desarrollo de la apicultura. Apicultura Uruguay.

Suscribete a Apicultura Uruguay y recibe las noticias en tu correo

Búsqueda de artículos:

ASAMBLEA NACIONAL DE APICULTORES URUGAUY 19 DE NOVIEMBRE 2016

jueves, 17 de junio de 2010

En U.S.A. continúan perdiendo colmenas, este invierno perdieron 1 de cada 3.-

Por más que gastan millones de dólares en investigación no reconocen las causas del CCD, ni pueden frenar la perdida de colmenas. Mientras que las abejas con su muerte reflejan el alto deterioro ambiental, en un país que supo tener 5:000.000 de colmenas. Hoy sucumben en océanos de monocultivos, transgénicos y agrotóxicos. No hay peor siego que el que no quiere ver. 

Pero lo que si saben es que con las abejas se ira la productividad. 

U.S.A. : Muerte masiva de abejas siembra desconcierto entre agricultores


Fuente: Gisela Ostwald (dpa)  | 15/06/2010

Desde 2006 el fenómeno, para el cual aún no se ha encontrado explicación, ha contribuido a la decisiva pérdida de colmenas estadounidenses. Su cantidad se vio reducida hasta en un 50 por ciento a nivel nacional. Sólo en este invierno (boreal) los apicultores perdieron una de cada tres colmenas (33,8 por ciento), reveló un estudio realizado por los inspectores de apicultura y el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) publicado recientemente. Antes de 2006, sólo un 10 a 15 por ciento de las colonias de abejas desaparecían en invierno.

Es cierto que no todas las pérdidas se deben a este misterioso comportamiento, que entre tanto se conoce como Colony Collapse Disorder (CCD) o colapso de colmena en castellano. Según el estudio, una parte de las colmenas pereció de hambre entre octubre de 2009 y abril de 2010, otras fueron víctimas del frío o demasiado débiles para sobrevivir. Pero casi uno de cada tres apicultores se encontró un día con sus colmenas vacías, un signo claro del CCD.

La tendencia podría tener consecuencias preocupantes para los granjeros estadounidenses y para la población que gracias a ellos se alimenta. Uno de cada tres bocados consumidos en Estados Unidos se debe a la polinización de las abejas melíferas. Los insectos son los responsables de polinizar alrededor de 90 variedades de frutas y verduras: manzanas, aguacates, fresas, arándanos, kiwis, cerezas, melones, porotos de soja y cítricos, incluso algunas variedades de cereales. Su participación en el proceso es de un 80 por ciento, del resto se encarga el viento. Y como las abejas también polinizan la alfalfa, que se usa como forraje para el ganado, incluso la ganadería se ve afectada por esta pérdida.

Se estima que el valor comercial de las abejas, medido en términos de su contribución a la agricultura estadounidense, ronda entre 15.000 y 20.000 millones de dólares por año, escribió un experto de la USDA en el periódico "West Central Tribune" de Willmar, una localidad agrícola del estado de Minnesota. Sin el trabajo de las abejas, el abastecimiento alimenticio de la población estadounidense se complica, advierte el investigador de la USDA Kevin Hackett.

Hackett pertenece a un equipo de científicos estadounidenses que investiga las causas de la muerte de las abejas para el Departamento y que presentó los resultados en 2009 en un primer informe, "CCD Progress Report". El equipo encontró ácaros, sobre todo del tipo Varroa, en las colmenas de abejas muertas. Este descubrimiento fue la prueba de que hay un virus (Israel Acute Paralysis Virus) que produce un aleteo tembloroso y paraliza a las abejas. De hecho mueren casi siempre fuera de sus colmenas.

La falta de alimentos o la alimentación deficiente debilitan aún más sus defensas. Por lo visto también el jarabe de maíz (High Fructose Corn Syrup - HFCS), un complemento que muchos apicultores le dan a sus abejas en invierno, es perjudicial. Debido al monocultivo de determinadas plantaciones frutales, a la mayoría de las colmenas le falta una medida saludable de variedad de polen. Un factor adicional del debilitamiento es el pesticida. Los investigadores sospechan sobre todo de los últimos pesticidas en base a nicotina (Neonicotinoide), que penetran hasta el polen y el néctar de las plantas tratadas.

El entomólogo Steve Sheppard de la Universidad Estatal de Washington está seguro de que el estrés afecta el sistema inmunológico de las abejas: desde la primavera hasta avanzado el otoño los apicultores estadounidenses atraviesan el país con sus enormes camiones y su equipaje zumbante y lo sueltan por momentos en Florida, Alaska o Maine, según la estación, para que polinice.

"Probablemente sea una combinación de distintos factores lo que debilita a nuestras abejas" concluyen los expertos en su informe.


SI NO ACTUAMOS MORIREMOS MUCHOS EN LA RULETA GENETICA